Desempleo en mayores de 45 años y Neuroactive

1. INTRODUCCIÓN

Neuroactive es una empresa especializada en la mejora cognitiva a través de la neurotecnología y neuropsicología con el fin de mejorar la atención, memoria y velocidad de procesamiento. Para este fin se utilizan las técnicas más innovadoras de neurotecnología que existen en el mercado, concretamente la tecnología Elevvo. Bitbrain, la empresa diseñadora de esta tecnología, ha recibido numerosos premios nacionales e internacionales. El proceso de investigación de ELEVVO ha traído consigo 3 patentes y más de 90.000 registros cognitivos cerebrales.

A fecha de 31 de octubre de 2017 los resultados obtenidos en una muestra de 500 usuarios ha sido una mejora cognitiva eficaz de hasta un 30% en la memoria de trabajo, la velocidad de procesamiento, la atención sostenida y concentración en las poblaciones investigadas. Sobre estas funciones se asientan muchas otras habilidades y funciones cognitivas superiores como la capacidad de aprendizaje y razonamiento.

Nuestro objetivo principal es mejorar la salud y el bienestar de los pacientes (Neuroactive Medical) y de nuestros usuarios (Neuroactive Wellness o potenciación).

En este proyecto se utilizarán los servicios de “Neuroactive Wellness” para potenciar la atención, memoria y velocidad de procesamiento de las personas desempleadas mayores de 45 años y así potenciar su capacidad cognitiva y mejorar su empleabilidad.

 

  1. OBJETIVO GENERAL
  • Mejorar la empleabilidad de los desempleados mayores de 45 años utilizando las técnicas más innovadoras de neurotecnología y neuropsicología para mejorar su capacidad cognitiva y su salud emocional.
  • La mejora de su atención, memoria y velocidad de procesamiento permitirá a las personas desempleadas mejorar su autoestima, aumentar su seguridad, su capacidad de aprendizaje y mejorará su adaptación al cambio

 

  1. JUSTIFICACIÓN

Según los datos de INAEM de octubre de 2017, en Aragón hay alrededor de 71.599 personas en situación de desempleo. Actualmente el 48,35% (34.624 personas) de las personas desempleadas en Aragón son mayores de 45 años.

Cabe destacar que la dificultad de insertabilidad es una de las señas de identidad del colectivo de desempleados mayores de 45 años: representan el 46,5%% de los parados de larga duración y la duración media de la demanda de empleo de los desempleados con 45 años o más, se desvía de la tónica general (323 días de media) conforme aumenta la edad del desempleado, sobre todo en el caso de los desempleados mayores de 59 años (809 días) y de los situados entre 55 y 59 años (676 días).

Fuente: EPA de III Trimestre de 2010 (INE), Observatorio del Mercado de Trabajo del INAEM (Octubre de 2010) y Elaboración propia.

Este tiempo prolongado de desempleo puede tener un impacto negativo en la salud emocional , derivando la pérdida autoestima y propiciando que las personas en esta situación se retraigan en sus relaciones familiares y sociales. Esta situación afecta a las personas desempleadas de la siguiente forma:

  • Depresión o bajo estado de ánimo: el paro de larga duración puede generar desaliento y desmoralización. Si estos sentimientos se mantienen de forma prolongada, pueden derivar en  depresión: el desempleado pierde la ilusión y la capacidad de encontrar sentido a su vida.
  • Incertidumbre: tras muchos meses sin encontrar empleo,  puede aflorar una sensación de inseguridad que  genera estrés, indefensión y  temor. Estos sentimientos son muy paralizantes y merman la capacidad de respuesta y  de acción.
  • Falta de expectativas: si el esfuerzo por encontrar empleo no da sus frutos, es habitual perder la esperanza y la confianza en uno mismo. La ausencia de expectativas lleva a no plantearse metas y, ¿qué es la vida sin objetivos? Los objetivos son nuestro motor.
  • Angustia/ansiedad: algunos desempleados de larga duración entran en un estado de tensión permanente que les lleva a sentir ansiedad y a sufrir todo lo que ésta conlleva: mal descanso nocturno, debilitamiento de la salud, etc.
  • Sensación de culpa y vergüenza: no son pocos los desempleados que se sienten directamente responsables de su situación de desempleo, tomándolo como un fracaso personal.
  • Exclusión social: la ausencia de ingresos, junto a un deteriorado estado de ánimo  provocan que la persona se aísle de sus redes sociales (familia, amigos, conocidos, etc).
  • Pérdida de rutinas. Los hábitos y rutinas, como el cumplimiento de unos horarios laborales, nos ayudan a equilibrar nuestra vida y a estabilizarla. Por el contrario, el desempleo prolongado puede conducir a la pérdida de hábitos, y a un desorden general en nuestro día a día, mermando cada vez más nuestra fuerza de voluntad.

En definitiva, el desempleo de larga duración nos puede llevar a una espiral de desánimo y depresión, que merma nuestra capacidad de atención, paralizándonos  y dificultando el proceso de empleabilidad.

En Europa, uno de los principales estudios científicos realizados sobre la pérdida de capacidad cognitiva de personas mayores de 45 personas es el informe realizado por  “British Medical Journal”. El estudio, efectuado por investigadores del Univesity College London (Reino Unido), ha determinado que se inicia el deterioro en la capacidad de razonamiento de hombres y mujeres a partir de los 45 años.

Las conclusiones se basan en el análisis de cerca de 7.000 individuos (5.198 hombres y 2.192 mujeres) durante un período de 10 años, a partir de 1997.

Otro estudio realizado por el psiquiatra Arturo Romanella, jefe de la sección de Salud Mental del Hospital Durand, nos indica que “Las personas desempleadas mayores de 45 años tienen problemas de memoria, como consecuencia del estrés que sufre. El estrés —entre otros síntomas— hace que las personas no puedan concentrarse en el instante de fijar la información que en otro momento les será útil. Entonces, como los recuerdos no se fijan en la memoria, no hay forma de recuperarlos después, en el momento en que se los quiere evocar.

A lo largo de las últimas décadas, han sido numerosos y positivos los métodos y acciones para mejorar la empleabilidad y colocación de las personas desempleadas mayores de 45 años, pero con los datos que se reflejan en octubre de 2017 el porcentaje de desempleo sigue siendo muy elevado en este colectivo.

Puede que sea el momento de buscar nuevas formas de mejorar la empleabilidad de este colectivo. En este sentido las políticas activas de colocación de las personas desempleadas están resultando pero deberían completarse con mejorar las capacidades cognitivas de este colectivo.

En las políticas activas de empleo, dentro de las muchas acciones que se hacen, se ofrecen practicas en empresas para que el empresario vea como desempeña el trabajo la persona desempleada. Además hay trabajo previo de formación y preparación al trabajador para mejorar su adaptación al puesto de trabajo. Pero todas estas políticas activas de colocación pueden ser insuficientes si la persona desempleada no tiene una buena salud emocional y una capacidad cognitiva eficiente que le permita aprender rápido y adaptarse al cambio.

Neuroactive ofrece la posibilidad de mejorar la capacidad cognitiva y la empleabilidad de este colectivo utilizando las últimas técnicas de neurotecnología y neuropsicologia clínica.

En definitiva se podría conseguir mejorar los porcentajes de colocación de este colectivo combinando políticas activas de empleo (colocación y formación) con las últimas técnicas en neurotecnología (mejora de la atención, memoria y velocidad de procesamiento) lo que sin duda mejoraría la empleabilidad.

  1. Puesta en marcha y tratamiento

El tratamiento individualizado de Neuroactive consiste en 3 fases:

  1. Fase de Diagnóstico y Evaluación (2 sesiones)
  2. Fase de Tratamiento (10 sesiones)
  3. Fase de Evaluación y Control (2 sesiones)

El tratamiento de Neuroactive consiste en llevar a cabo 14 sesiones utilizando un electroencefalograma y un software que permite observar los porcentajes de mejora y ayuda a que el paciente elabore sus propias estrategias de aprendizaje.

De esta forma, a diferencia de los talleres de memoria o de terapia para la mejora cognitiva, se conoce con exactitud en qué situación se encuentra el paciente cuando comienza el tratamiento (evaluación) y los porcentajes de mejora intrasesión e intersesión.

Es una tecnología que está avalada científicamente. Es un tratamiento innovador con una fiabilidad y validez que nos indican evidencia empírica. En el caso de aplicación a usuarios desempleados mayores de 45 años, se les aplicaría un programa WELLNESS o POTENCIACIÓN. Para ello se realizará una prueba de screening y como se ha explicado anteriormente también de valores cognitivos.

Es necesario realizar una sesión por semana o incluso dos sesiones. Pero la persona que se incorpore en el proyecto se tiene que comprometer al cumplimiento del programa salvo excepciones de salud, etc.